El primer trabajo sobre paleontolog√≠a de aves en la alta monta√Īa aragonesa, firmado por Aragosaurus

Miembros del grupo de investigaci√≥n Aragosaurus, perteneciente al Instituto de Investigaci√≥n de Ciencias Ambientales (IUCA), acaban de publicar en la prestigiosa revista Quaternary International el primer trabajo sobre yacimientos de alta monta√Īa con aves en el Pirineo Aragon√©s. El trabajo, liderado por Carmen N√ļ√Īez-Lahuerta, es el resultado de las importantes labores de prospecci√≥n paleontol√≥gica en cuevas del Pirineo lideradas por los miembros del grupo Aragosaurus Raquel Rabal Garc√©s y V√≠ctor Sauqu√©, en colaboraci√≥n con el Centro de Espeleolog√≠a de Arag√≥n (CEA), cuya ayuda ha sido de gran valor debido a la dificultad del trabajo en alta monta√Īa.

Han sido descritos cinco nuevos yacimientos en cuevas con restos de aves: la Brecha del Rinc√≥n B-9, B-8 (ambas en la Sierra de Sec√ļs), Los Batanes C-4 (Sierra Tende√Īera), y C-15 y D-2 (ambas en el sistema Lecherines). Las edades de estos yacimientos oscilan entre el Pleistoceno Superior y el Holoceno. La importancia de este trabajo reside en dos puntos, el primero es el escaso de registro paleontol√≥gico de aves en el Pirineo espa√Īol, que contrasta en gran manera con el amplio registro de aves en el Pirineo Franc√©s, donde se han analizado decenas de yacimientos. Este trabajo comienza a rellenar este vac√≠o de informaci√≥n en una zona muy importante paleoecol√≥gicamente.

El otro aspecto de gran relevancia¬† del trabajo es la altura a la que se sit√ļan estos yacimientos, se trata de unos de los yacimientos paleontol√≥gicos de aves a mayor altura de Europa, siendo los yacimientos de la Brecha del Rinc√≥n B-9 y la B-8 los yacimientos con restos de aves a mayor altura descritos en los Pirineos. Este estudio representa el registro paleontol√≥gico a mayor altura de varias especies de aves, estando este registro a alturas por encima del rango actual de distribuci√≥n de las mismas. Es el caso de la codorniz (Coturnix coturnix), el gr√©vol (Bonasa bonasia), la paloma torcaz (Columba palumbus) y el grajo (Corvus frugilegus).¬† Adem√°s, la presencia del gr√©vol en la cueva B-8 representa el primer registro paleontol√≥gico de esta ave en el Pirineo,¬† su presencia puede responder al papel de la cadena como refugio clim√°tico en √©pocas m√°s c√°lidas. Otra aportaci√≥n resaltable del trabajo es la identificaci√≥n de la posible presencia del arrendajo funesto (cf. Perisoreus infaustus) en los Pirineos. Esta presencia representar√≠a el registro m√°s al sur (tanto actual como paleontol√≥gico) de esta ave. Este cambio de distribuci√≥n podr√≠a ser reflejo tambi√©n de cambios clim√°ticos pasados.

Los restos est√°n en general bastante completos, alguno de ellos muestra marcas de carro√Īeo. En cuanto al origen de la acumulaci√≥n, aparece en todos los yacimientos debida a la actuaci√≥n de aves de presa como agentes acumuladores.

El an√°lisis de las aves de estos yacimientos ha revelado una gran cantidad de informaci√≥n que se sumar√° a los trabajos sobre otras faunas que est√° llevando a cabo el grupo Aragosaurus, adem√°s de a otros trabajos que exist√≠an en la parte espa√Īola¬† y a los trabajos de la parte francesa de los Pirineos. De esta manera se va incrementando el conocimiento de esta zona y la comprensi√≥n de los efectos de los cambios clim√°ticos del pasado.