Fin de campa√Īa- Atapuerca 2017

El pasado lunes 24 de julio finaliz√≥ la campa√Īa de excavaciones de Atapuerca 2017 con hallazgos que celebrar. El m√°s reciente, una falange del pie de un neandertal, reconocida en la zona de lavado el √ļltimo d√≠a de la campa√Īa, que permite avanzar en el estudio de las ocupaciones humanas en esta zona. Un a√Īo m√°s, profesionales de diferentes puntos de Espa√Īa se han desplazado hasta los yacimientos para contribuir al descubrimiento cada vez m√°s amplio del pasado.

Sierra de Atapuerca

Los yacimientos de Atapuerca fueron declarados Patrimonio Mundial en 1997, pero su historia comenz√≥ aproximadamente un siglo antes, cuando en 1895, una compa√Ī√≠a brit√°nica inici√≥ la construcci√≥n de una l√≠nea ferroviaria, dejando al descubierto lo que se convertir√≠a en el conjunto de yacimientos paleontol√≥gicos m√°s importante de Europa. Miles de a√Īos atr√°s, hab√≠a sido un lugar de paso, regado y modelado por el r√≠o Arlanz√≥n, que favoreci√≥, junto con el terreno de calizas, la creaci√≥n de un importante sistema de cuevas. La vegetaci√≥n que predomina en la zona de la Sierra de Atapuerca (entonces y ahora) es Quercus: robles, encinas y alcornoques, y reun√≠a unas condiciones √≥ptimas para ser poblada por animales y humanos.

Desde el comienzo de excavaciones espor√°dicas en los a√Īos 60 hasta hoy en d√≠a, ha conseguido convertirse en una referencia mundial en el estudio de la evoluci√≥n humana.

Trinchera del ferrocarril, dos investigadoras del equipo de Atapuerca caminando

Este lugar se conoce como la Trinchera del Ferrocarril, un surco de aproximadamente un kil√≥metro de longitud, abierto por el proyecto de la construcci√≥n de la l√≠nea ferroviaria, que permite el acceso a algunas de las cuevas que han albergado y conservado restos √≥seos durante miles de a√Īos: Sima del Elefante, Galer√≠a y Gran Dolina, visitables por el p√ļblico. A los yacimientos Cueva del Mirador y Cueva Mayor s√≥lo pueden acceder los investigadores. Durante todo el recorrido se pueden apreciar peque√Īas cuevas en las paredes de la trinchera, apreciables en la foto, fruto del efecto de modelado del agua sobre la piedra caliza.

Las primeras campa√Īas arqueol√≥gicas en la Trinchera del Ferrocarril tuvieron lugar en los a√Īos 60, pero no fue hasta los a√Īos 80, bajo la direcci√≥n de Emiliano Aguirre cuando se sentaron y afianzaron las bases de la investigaci√≥n en estos yacimientos. En los a√Īos 90, la direcci√≥n pas√≥ al equipo liderado por Juan Luis Arsuaga, Eudald Carbonell y Jos√© Mar√≠a Berm√ļdez de Castro, que ha sido testigo de los √©xitos hallados en las √ļltimas d√©cadas.

Yacimiento Sima del Elefante

Es el primer yacimiento, el m√°s pr√≥ximo a la entrada y ha albergado en sus niveles inferiores durante aproximadamente un mill√≥n de a√Īos el resto humano m√°s antiguo de Europa: una mand√≠bula de una especie de homo sin determinar de entre 1,1 y 1,3 millones de a√Īos de antig√ľedad.

Fue en el a√Īo 1996 cuando comenzaron las excavaciones sistem√°ticas en este yacimiento. La primera dataci√≥n fue posible gracias al an√°lisis de los restos de macro y micromam√≠feros, en la que particip√≥ la directora del Instituto Gloria Cuenca.

Los niveles inferiores presentan una inversi√≥n paleomagn√©tica, atribu√≠da al Chron Matuyama y gracias al estudio de los n√ļcleos cosmog√©nicos se ha obtenido una dataci√≥n de 1,226 millones de a√Īos, coherente con los primeros datos, que apuntaban entre los 1,5 y 1 millones de a√Īos. La dataci√≥n de los niveles superiores apuntan entre los 250.000-350.000 a√Īos.

El hallazgo de la mandíbula tuvo lugar en 2007, junto con una falange del pie. La atribución provisional fue a Homo Antecessor, pero fue rectificada en 2011. Se esperaba encontrar más evidencias en el nivel 9 de este yacimiento, que ayudasen a datar con más exactitud los restos humanos encontrados también en ese nivel, pero de momento no ha habido más hallazgos humanos.

Los f√≥siles m√°s abundantes son de la fauna: ciervos, hipop√≥tamos, rinocerontes, c√°nidos, osos b√≥vidos, caballos, tortugas, castores, linces, hienas e incluso macacos. Sus f√≥siles, junto con restos herramientas l√≠ticas de materiales como s√≠lex o cuarcita, depende la antig√ľedad, aportan informaci√≥n muy valiosa sobre la vida en la sierra de Atapuerca desde hace aproximadamente un mill√≥n de a√Īos.

Decenas de estudiantes, doctores, profesores e investigadores se desplazan hasta los yacimientos de Atapuerca a√Īo tras a√Īo para participar en las campa√Īas de excavaci√≥n desde 1978. Desde entonces ha cambiado la tecnolog√≠a con la que se ayudan en el trabajo, pero la esencia del pico y el brocha contin√ļa. Los instrumentos utilizados por los excavadores son picos, brochas, recogedores met√°licos, destornilladores o cinceles para los terrenos m√°s duros. Como afirma uno de los codirectores del Proyecto Atapuerca, Jos√© Mar√≠a Berm√ļdez de Castro, en su blog de la revista Quo `Reflexiones de un primate‚Äô: ‚ÄúLa excavaci√≥n sigue siendo un trabajo artesanal, en la que unas manos h√°biles pueden recuperar los f√≥siles y las herramientas de piedra en las mejores condiciones. El romanticismo de la excavaci√≥n no se ha perdido en absoluto por la llegada de la alta tecnolog√≠a‚ÄĚ

Equipo excavando en el yacimiento Sima del Elefante

 

 

 

 

 

 

 

 

          Cartógrafa en el Yacimiento Sima del Elefante Estudiante excavando en el Yacimiento Sima del Elefante

Donde sí que la tecnología se ha dejado notar ha sido en el proceso de gestion de la información de las piezas. Cuando se encuentra un resto, la información de éste se graba en una PDA que envía los datos a un ordenador que, mediante programas específicos crea imágenes tridimensionales y ordena  los datos, permitiendo visualizarlos de forma más cómoda. Además, también se geolocaliza el punto en el que se ha encontrado, de manera que la información está perfectamente recogida y clasificada.

 

Yacimiento Complejo Galería

Continuando por la Trinchera del Ferrocarril y tras pasar Sima del Elefante, encontramos el yacimiento Galer√≠a. Fue el primero en ser excavado de manera sistem√°tica y ha aportado informaci√≥n valiosa sobre la organizaci√≥n y formas de actuar de los humanos entre 500.000 y 180.000 a√Īos atr√°s. Esta cueva se form√≥ por la entrada de sedimentos a trav√©s de dos agujeros que hab√≠a en el techo de la cueva. Existe la hip√≥tesis de que funcionase como trampa natural: por uno de esos agujeros, ca√≠an los animales (podr√≠a ser que incitados por el hombre) y por el otro, entraban los humanos para recoger las partes de los animales que les interesaban (las extremidades) y llev√°rselas para comer con los dem√°s. Esta hip√≥tesis concuerda con los tipos de restos hallados: no hay rastro de extremidades de los animales, solo costillas v√©rtebras y cr√°neos. Adem√°s, los huesos encontrados presentan cortes por cuchillo y marcas de dientes de c√°nidos.

Galer√≠a conservaba en su interior m√°s de 2.200 objetos l√≠ticos y alrededor de 13.500 restos de macromam√≠feros, adem√°s de dos f√≥siles humanos: un fragmento de mand√≠bula y un fragmento craneal, asignados a Homo heidelbergensis. En esta campa√Īa de 2017 destaca el hallazgo de un gran bloque de s√≠lex, que habr√≠a sido trasladado a la cueva para ser usado como fuente de materia prima para elaborar herramientas in-situ.

El equipo de Atapuerca excavando en el yacimiento Galería

Las excavaciones se llevan a cabo con un sistema de coordenadas que les permite saber y registrar en qu√© lugar han encontrado cada resto. El yacimiento est√° dividido horizontal y verticamente, en letras y en n√ļmeros respectivamente. Para la profundidad, han establecido niveles con la inicial del yacimiento y un n√ļmero. Los n√ļmeros m√°s bajos corresponden a capas m√°s profundas. En la zona de lavado se mantiene este sistema, las instalaciones cuentan con un gran espacio con una cuadr√≠cula en el suelo, dividida por letras y n√ļmeros, donde ordenan los sedimentos cuando llegan de los yacimientos. Adem√°s, se llevan a cabo tambi√©n estudios del magnetismo, dado que, junto con estudios bioestratigr√°ficos, se puede determinar la edad de los restos. En este yacimiento, de igual forma que en el anterior, hay niveles estratigr√°ficos formados durante la √ļltima inversi√≥n importante del campo magn√©tico que se ha dado: La Inversi√≥n Magn√©tica de Brunhes-Matuyama, hace aproximadamente 780.000 a√Īos.

 

 

 

 

 

 

 

 

Pruebas de medición del campo magnético en Galería Espacio ordenado por cuadrículas en la zona de lavado

 

YACIMIENTO GRAN DOLINA

Sus restos f√≥siles y sus herramientas de piedra tienen casi un mill√≥n de a√Īos. Gran Dolina es la siguiente parada, el yacimiento que ha vuelto a sorprender en esta campa√Īa por el hallazgo de un peque√Īo trozo de mand√≠bula de macaco. ‚ÄúPor lo que ya se conoc√≠a de este nivel, parec√≠a que los hallazgos ser√≠an muy repetitivos: osos, ciervos, rinocerontes‚Ķ, pero nadie esperaba encontrar un resto de macaco. No es que fuera imposible, pero si extra√Īo en una superficie de pocos metros cuadrados como la que se explora en la actualidad en este nivel‚ÄĚ, afirma Jos√© Luis Berm√ļdez de Castro, codirector del Proyecto, en su blog de la revista Quo.

Huesos ya trillados, extraídos de los yacimientos de Atapuerca

Los niveles TD4, TD5 y TD6 han aportado una de las colecciones de oro de Atapuerca: restos de mam√≠feros como rinocerontes, bisontes o caballos y m√°s de 150 huesos de Homo antecessor, recuperados gracias a episodios de canibalismo durante la √©poca del nivel TD6. En pr√≥ximas campa√Īas se espera poder continuar excavando el nivel TD6. Este yacimeinto alberga un misterio: la desaparici√≥n de las actividades humanas en la cueva a partir de los niveles TD7 y TD8 (hace 780.000 a√Īos aproximadamente) por un periodo de tiempo (hasta TD10).

Resto de mamífero todavía en excavación (Gran Dolina)

El nivel TD10 permite registrar de nuevo ocupaci√≥n humana (500.000-300.000 a√Īos)en sus √ļltimas fases. No se han encontrado f√≥siles humanos, pero se ha extra√≠do informaci√≥n sobre la industria que esclarece muchos datos sobre la forma de vida: en la industria l√≠tica se cuidaba cada vez m√°s la selecci√≥n de los materiales y se establecieron m√©todos de talla estandarizados. Seg√ļn datos de la web de la Fundaci√≥n Atapuerca, la principal actividad documentada a trav√©s del estudio microsc√≥pico de los √ļtiles encontrados es la carnicer√≠a (desollado, descuartizamiento, descarnaci√≥n y evisceraci√≥n), aunque tambi√©n se ha podido identificar el trabajo de la piel y el de la madera.

Niveles estratigr√°ficos del yacimiento Gran Dolina

La excavaci√≥n es la primera parte del proceso que se sigue en Atapuerca. Tras la recogida de los f√≥siles y su registro, se clasifican en sacos que se llevan a la zona de lavado, situada a pocos kil√≥metros de los yacimientos, en el r√≠o Arlanz√≥n. Cada d√≠a, se procesa aproximadamente una tonelada de material mediante la t√©cnica secado-lavado-tamizado, la m√°s usual. Primero el sedimento se seca completamente para poder disgregarlo en un ba√Īo de agua, despu√©s se tamiza con ayuda de agua a presi√≥n o por inmersi√≥n. Tras secarse, se lleva a cabo el tamizado, en el que, con pinzas, se separan meticulosamente los f√≥siles del material est√©ril. ‚ÄúEl objetivo es obtener la mayor cantidad posible de f√≥siles para poder reconstruir lo mejor posible el ambiente y la fauna de ese tiempo‚ÄĚ, afirma Gloria Cuenca, ¬†responsable de la¬†microfauna de Atapuerca y de la zona de lavado y triado.

Zona de secado, lavado y triado de los yacimientos de Atapuerca

Tambi√©n se utiliza la t√©cnica de flotaci√≥n, mediante la que obtienen semillas y carb√≥n de los sedimentos, que sale a flote cuando se colocan los sedimentos bajo el agua. ‚ÄúEs muy importante, con esto se puede ver qu√© quemaban, qu√© vegetaci√≥n hab√≠a por la zona. Se pueden identificar las especies vegetales‚ÄĚ comenta la paleont√≥loga Gloria Cuenca.

 

 

 

 

 

 

 

 

Material obtenido por flotación  Criba de sedimentos

Sedimentos obtenidos de los yacimientos lav√°ndose, huesos f√°cilmente reconocibles

Atapuerca es el yacimiento en el que m√°s material se procesa¬†de Espa√Īa, aproximadamente una tonelada al d√≠a. La Asociaci√≥n de padres y familiares de personas con discapacidad intelectual o del desarrollo de Castilla y Le√≥n (Aspanias), colabora con la zona de lavado del r√≠o. Los usuarios participan durante aproximadamente una hora al d√≠a en el lavado y el secado de los sedimentos, una tarea que realizan a√Īo tras a√Īo desde 2011, aunque la colaboraci√≥n con labores de trillado, que se realiza durante todo el a√Īo, comenz√≥ en 2009, cuando comenz√≥ la uni√≥n entre estas dos entidades. Por otra parte, los investigadores del equipo de Atapuerca imparten conferencias sobre evoluci√≥n humana peri√≥dicamente. ‚ÄúPara ellos es un reconocimiento al trabajo realizado durante todo el a√Īo en el aula‚ÄĚ, afirma Marian Mu√Īoz, cuidadora del centro, que les ha acompa√Īado en alguna de las jornadas.

 

 

 

 

 

 

 

 

Miembros de Aspanias colaborando con las labores de lavado de sedimentos de Atapuerca

Tras el lavado, tamizado y triado en el campamento de lavado de Ibeas de Juarros, y posteriormente el triado final en el centro Puentesa√ļco de Aspanias, los f√≥siles quedan listos para ser enviados a la Universidad de Zaragoza, donde la profesora de Paleontolog√≠a y miembro del Equipo de Atapuerca Gloria Cuenca procede con un equipo multidisciplinar a realizar su dataci√≥n bioestratigr√°fica.

La colaboraci√≥n de los usuarios de Aspanias durante estos 8 a√Īos est√° siendo muy importante para los investigadores y el conocimiento futuro acerca de la microfauna que encierra Atapuerca.


Fotografía del equipo del río con la asociación Aspanias

Atapuerca es una referencia mundial en el estudio de la evolución humana y el apoyo de la sociedad de esta Comunidad es palpable. No solamente por la colaboración de Aspanias, también por la colaboración militar, que les proporciona las infraestructuras para almacenar material y para la zona de lavado y los habitantes de los pueblos cercanos, que muestran un gran interés por colaborar con este proyecto.

 

 

 

 

 

 

 

 

Labores de trillado de sedimentos                                          Zona de secado de sedimentos en tamices

Esta campa√Īa ha dejado una sorpresa para el final que ha puesto¬†el broche de oro: una falange de pie de neandertal¬†que se hall√≥ el √ļltimo d√≠a y fue reconocida en la zona de lavado. Se han vuelto a encontrar restos humanos tras unos a√Īos de hallazgos exclusivamente de fauna, en la Galer√≠a de las Estatuas, al final de una de las galer√≠as de la Cueva Mayor de la Sierra de Atapuerca y se viene excavando desde el a√Īo 2008, aunque s√≥lo se hab√≠an encontrado restos de fauna. Parece que la paleont√≥loga Gloria Cuenca invocaba este hallazgo cuando comentaba unas semanas atr√°s:¬†"se podr√≠a decir que casi cada d√©cada hemos tenido hallazgos humanos: en los 80, los humanos de la Sima de los Hueso;, en los 90, Homo Antecessor; en los 2000, el hombre de la Sima del Elefante y esta d√©cada, neandertal en la Cueva Fantasma", ahora, ya hay un nuevo tesoro que apuntar a la lista.

Para sumergirse más en el mundo de Atapuerca, su historia, sus hallazgos y las características que lo convierten en uno  conjunto de yacimientos más ricos, visita la página web de la Fundación Atapuerca.

Jacqueline Sambou Gimeno

Responsable de Comunicación IUCA