Salida geológica y geomorfológica IUCA al Parque Nacional de Ordesa

El jueves 12 de julio de 2018 el IUCA celebró su Jornada anual de convivencia y divulgación visitando del Parque Nacional de Ordesa, con motivo de su centenario.

El parque Nacional de Ordesa es un magnífico enclave en el que las Ciencias de la Tierra, la Geografía física y la Geología se combinan para mostrarnos cómo litología (rocas) y modelado geomorfólógico (glaciares, climas, tectónica) construyen un paisaje único que permite tener en Aragón un reducto de biodiversidad de montaña único en Europa. Glaciares y ríos diseccionan las rocas que constituyen el sustrato donde se sitúa el parque de Ordesa.

Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

La estratigrafía de Ordesa, descubierta gracias al “cincel” de los glaciares y los ríos que durante el cuaternario han actuado sobre la corteza terrestre en nuestro parque oscense está formada por calizas, margas y areniscas en su mayor parte. Las calizas y las areniscas, mas duras constituyen los fantástico farañones que limitan los valles de los  ríos y las margas, más blandas, los conocidos senderos conocidos como “fajas”.

Los directores del Parque Nacional de Ordesa, Luis Marquina, y del Parque Geológico del Sobrarbe, Anchel Belmonte nos mostraron la vegetación  y estratigrafía con magníficos esquemas como el que vemos en la siguiente fotografía.

Pizarra con las esquemas de Anchel Belmonte sobre las diferentes formaciones geológicas del Parque

 

Anchel Belmonte y Luis Marquina explicando al grupo la Formación de los Estrechos 

Así supimos que la Formación de los Estrechos (el nombre le viene de la cascada de los estrechos) forma la base de los cañones, seguido por la Formacion Areniscas de Marboré, de color amarillento-anaranjado son las partes altas de las paredes del valle. Por encima, las calizas y margas del Grupo Gallinera, que forman las cumbres de las montañas más emblemáticas del Pirineo central.

El conjunto piedra-agua-hielo son el sustrato de un suelo rico, como nos indicó David Badía, en el que la hojarasca se integra rápidamente en el suelo favoreciendo así un rico sustrato para las hayas, bojes, fresnos, abetos, servales y la rica vegetación arbustiva que se encuentra a sus pies.

David Badía explicando la composición de los suelos al resto del grupo

 

La profesora Maria Teresa Echevarría, explicó con detalle la influencia de la tectónica sobre la formación del Paisaje de Ordesa al grupo de investigadores que realizó ruta en 4×4. Comenzaron su itinerario desde el término municipal de Torla, zizageando por la vertiente del río Chate y la divisoria de aguas entre la cuenca del río Arazas y el río Chate, hasta llegar a la parte más alta de la orilla izquierda del Valle de Ordesa.

Recorrieron cuatro miradores con espectaculares vistas, teniendo a sus pies el valle del Río Arazas, del que pudieron ver gran parte de su recorrido: desde la pradera de Ordesa hasta las gradas de Soaso, mientras Maria Teresa Echeverría explicaba, con la colaboración de Juan de la Riva y los dos guías del parque que les acompañaban, los diferentes tipos de modelado que se dan en la zona (glaciar y kárstico), la vegetación y el funcionamiento actual del relieve y el paisaje de Ordesa.

Maria Teresa Echeverria explicando diferentes tipos de modelado en uno de los miradores. Fotografía proporcionada por Juan Ramón Castillo

Con la vista al frente pudieron admirar el Mondarruego, el Tobacor y, en general, la margen derecha del Valle de Ordesa (canales de aludes, bosque…) con el añadido de sentir en el propio cuerpo la sensación de desnivel que muchos de ellos habían percibido y visto desde abajo.

También se hizo hincapié en las explicaciones en la litología y tectónica de la zona, así como los procesos glaciares, hídricos y kársticos que han tenido lugar en ella, durante los trayectos de ida y vuelta.

El grupo en uno de los miradores. Fotografía proporcionada por Juan Ramón Castillo

Tras la finalización de los dos itinerarios, los grupos se encontraron en la Pradera de Ordesa, donde pudieron intercambiar impresiones y opiniones sobre el itinerario elegido, antes de ir al Restaurante de la Pradera de Ordesa, donde tuvo lugar la comida.

Tras la comida, el grupo completo regresó a Torla, para emprender desde ahí su camino de vuelta a Zaragoza.

El grupo completo en Torla